Nº 29

Cine

La gente normal me da miedo

Taylor Cross es un chaval de 19 años al que le diagnosticaron autismo a los seis. A su madre le dijeron que su hijo no podría hablar ni caminar, pero el médico no podía estar más equivocado.

La Ruta de la Seda con 60 niños

Estaba buscando una historia que contar, pero se encontró con unos niños a los que salvar.

Carcajadas para Navidad

En un orfanato, un niño pequeño se cuela en el saco de Papa Noel y acaba en el Polo Norte, rodeado de elfos y criándose como uno de ellos.

Libros

20.000 dígitos de Pi

Esta autobiografía es un viaje por el interior de una de las mentes vivas más maravillosas. Daniel Tammet es un joven británico de 28 años. Es savant con síndrome de Asperger, una combinación que le da un poder mental extraordinario.

Una niña con sinestesia

Mia Winchell parece la niña más normal de su familia. Su hermano pequeño, Zack, guarda una lista de todas las hamburguesas que se ha comido hasta ahora en el McDonald's. Su hermana mayor, Beth, se tiñe el pelo de colores diferentes cada semana. Pero Mia sabe que está muy lejos de ser normal. Para ella, los sonidos, los números y las letras tienen colores.

Del alpinismo a la educación

Greg Mortenson y el periodista David Oliver Relin cuentan la historia del intento fallido de Mortenson de llegar al K2 de Pakistán, la segunda montaña más alta del mundo, y el rumbo sorprendente e inesperado que tomó su viaje.

Otras formas de ser humano

por Johan Eimeric

"La imagen del mundo goteando hacia el cielo", comentó Miquel Barceló sobre su inspiración en el desierto de Sahel para la cúpula de la sala XX de la ONU en Ginebra. La obra ha merecido veinte millones de euros y una gran ovación de toda la Sala, dedicada a los Derechos Humanos y la Alianza de las Civilizaciones. David Tammet, en 2004 hizo algo aparentemente opuesto: recitó 22,514 cifras del número Pi (el famoso 3,14...) en poco más de cinco horas, a beneficio de la National Society for Epilepsy. Según sus propias palabras, estaba describiendo un paisaje que veía en su cerebro.

En pocas ocasiones podemos observar cómo interpreta las cosas un cerebro distinto a lo normal. Los artistas como Miquel Barceló son capaces de comunicarlo por medio de su obra, pero otras veces eso resulta más difícil. Es el caso de los autistas, cuyas únicas manifestaciones con interés mediático son los savants, popularizados por Dustin Hoffman en la película Rain Man. David Tammet tiene síndrome de Asperger, una forma menos extrema de autismo.

La mayor parte de los autistas tienen una capacidad disminuida o nula de comunicación social, pero eso no significa que sus mundos interiores sean reducidos. Seguramente es todo lo contrario y, bajo ciertas circunstancias, pueden ser capaces de hacer grandes cosas. La sociedad debe reconocer y promover esas posibilidades para todos los niños, estén o no dentro del espectro autista, y se hagan o no realidad. Lo único que cambia es la probabilidad de éxito, que siempre será mucho menor... como una lotería.

El genial dibujante Francisco Ibáñez, junto con la Fundación Solidaridad Carrefour y el Grupo Zeta, puso a la venta un millón de ejemplares de clásicos de Mortadelo y Filemón para ayudar a los autistas. Habría que vender veinte veces ese número para llegar al coste de la reforma de la Sala XX, pero habrá valido la pena... igual seguramente que la obra de Barceló, si consigue el objetivo de inspirar a los representantes mundiales para el avance de los Derechos Humanos. Pero antes tendremos que ampliar el concepto de "humano" más allá del "votante" o incluso "contribuyente", tal como parece estar definido ahora mismo. Los autistas y los niños saldrán beneficiados.



KINDSEIN © 2005-2013

Los textos de KINDSEIN están sujetos a una licencia Creative Commons.
Puedes usarlos siempre que cites la fuente y no los modifiques ni los vendas.
Geo Visitors Map