Nº 26

Cine

Un toque de grandeza

Este documental trata de uno de los más estimulantes y enérgicos profesores de todos los tiempos, Albert Cullum.

La princesa negra

Por primera vez, Walt Disney Studios produce un cuento de hadas animado protagonizado por una princesa negra.

Libros

Distintos cerebros

Cada mente tiene una manera distinta de aprender, pero se sigue imponiendo un mismo tipo de enseñanza para todos.

Opinión

Colegios y ceguera mental

por Johan Eimeric

Para un director de colegio habitual, lo más importante es que no haya problemas y todo funcione como un motor bien engrasado: que los niños aprendan, se porten bien, y entren y salgan a sus horas lo más ordenadamente posible.

Cuando el colegio es público, el director debe tener el apoyo del Consejo Escolar. Para ello, su objetivo muchas veces es reclutar para el Consejo a los profesores y padres afines, en medio de una desidia generalizada: profesores que no quieren perder el puesto y padres que no quieren involucrarse en absoluto. Cuando el colegio es privado, ni siquiera hace falta el Consejo Escolar, por lo que es incluso preferible que los padres no se involucren. Los profesores, normalmente "mejor" pagados... tampoco quieren perder el puesto. Y no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Esos entornos idílicos sólo se ven amenazados por dos cosas: los niños con necesidades especiales y los observadores externos. Los primeros pueden ignorarse mientras sea posible ("ya se adaptará"), redirigirse a otros centros ("tiene dificultades de adaptación") o darse por perdidos ("no se adapta"). La detección precoz va completamente contra esta filosofía. Si el problema no se arregla por sí mismo, habrá que darle más tiempo o pasárselo a otro colegio.

Los observadores externos son más difíciles de tratar, sobre todo si intentan comparar los colegios. El informe Pisa ha resultado demoledor en España: los niños no están aprendiendo como deben, a pesar de "aprobar" los exámenes. La solución es sencilla: no participar en el próximo informe. Qué se habrán creído. Con las notas de Selectividad debe bastar.

Todavía más peligrosos resultan los padres, en especial cuando se asocian entre sí. Los colegios donde la Asociación de Padres es obligatoria ven con envidia a los que no tienen ese sindicato educativo. Les parece mentira que puedan criticar alguna de las actuaciones del colegio, dirigidas por los profesionales de la educación.

Teniendo en cuenta que el cambio de colegio tiene un coste emocional para el alumno, los centros educativos tienden a asumir una actitud monopolista, que tiende a recortar costes. Y uno de ellos es la detección precoz de cualquier problema, que supondría asumir una responsabilidad con gastos añadidos. Preguntad en vuestro colegio, preguntad en los mejores, acerca del gabinete psicopedagógico. Os sorprenderéis con la falta de personas, de tiempos, de cualificaciones. O mejor, no preguntéis nada, quizá sea mejor no saber y confiar en que llegue el aprobado a final de curso.

Hace más de dos años, en Población y miopía mental, hablábamos de dos temas baladíes: las pensiones y el cambio climático, consideradas desde el punto de vista de un político cuatrienal. El segundo asunto ya no se puede esquivar, y el primero lo podemos ir posponiendo en España hasta el 2030, cuando se jubile la generación del baby-boom de los sesenta. Pero esa negación de la evidencia no es nada comparada con la que se vive en los colegios día tras día.


KINDSEIN © 2005-2013

Los textos de KINDSEIN están sujetos a una licencia Creative Commons.
Puedes usarlos siempre que cites la fuente y no los modifiques ni los vendas.
Geo Visitors Map